En esta página leer el comienzo de 'Las cortesanas del Regina', ver la portada original y la dedicatoria.

 

"Yo coloco la pasión y la belleza por encima del arte".

Dedicatoria: A Iván de Nogales, espíritu extraordinario
 


PRÓLOGO

Querido compañero:

Repito lo que he dicho en otras ocasiones. Hay en usted el don innato; la primera unción que hacen al poeta. Por el estudio y el trabajo que le van dando un estilo y una técnica llegará usted a la completa expresión de todos esos nobles barruntos intuitivos que hoy encienden de intermitentes chispazos generosos su prosa y sus versos.
No es un incomprendido: su alma romántica habla el lenguaje emocionado, común a todos los contempladores y adoradores de la belleza. Pero hay gentes a quienes resulta más fácil afirmar que no comprenden y desdeñar, que detenerse a comprender lo que vendrían obligados a fomentar y amparar.
Las condiciones de necesidad y miseria que ponen a prueba su tenacidad de trabajo y la viveza de su espíritu hacen doblemente meritorios sus aciertos. Y al mismo tiempo acusan de mezquino y maligno a un medio ambiente social en que el caso de usted puede hacerse crónico.
Por eso, a fuerza de estudio, trabajo y constancia, será mayor su triunfo.

Eduardo Marquina.

EL BARRIO DE LA VIRGEN DEL PUERTO

 
Este aduar vergonzoso de la Virgen del Puerto
de espaldas al palacio y a los parias abierto,
como es tan miserable enjuga sus pesares
en las escasas aguas del turbio Manzanares...

La escoba de los ricos le dio viva basura
que bajo cobertizos, anémica ternura
pone en el abandono del invierno fatal;

y cuando en el ocaso empalidece el lampo
de la tarde, ellos lloran y en la Casa de Campo
se oye tronar el rifle del cazador real.

¡Aduar caritativo de la Virgen del Puerto!
¡Aduar con corazón a los pobres abierto!
¡Virgen para las víctimas de funesto destino!
¡Puerto para los náufragos que no encuentran camino!