En esta página podrás leer un poema de 'Los lauros', ver la portada original, la dedicatoria, las palabras cordiales y el epílogo.

 

"No hay dolor más grande que el recuerdo de los tiempos felices en la desgracia" (Dante).


PALABRAS CORDIALES

Director: En las noches terribles y desmelenadas de mi cruento y lamentable vivir, sigues siendo amparo y refugio para mis grandes dolores.
Generosamente me ofreciste tu casa de El Imparcial y casi abrazándome me hiciste pasar a la redacción, en donde hallé tantos amigos y tantas francas y leales cordialidades.
Estreché la mano de todos, la del ilustre amigo D.Graziano Atienza, confidente inseparable de tus horas de lucha e internuncio de mis primeros versos, que eran como niños huérfanos, a quienes nadie socorría; luego estreché la honrada mano del caballeroso periodista e inteligente literato D.Luis Gil Fillol, que a sus altísimas bondades une el tesoro inapreciable de su discrección y sencillez; la del ilustre crítico D.José de Laserna, la de Ocaña, el brillante escritor deportivo, la de Saburgo, silencioso y meditativo; con su figura de ilustre seminarista; la de Alcañiz, retraído del mundo jaranero, trabajador y a veces puntual, con su gran empaque de caballero romántico que recuerda a la figuras del siglo XIX; la de D.Alfredo Rivera, que lleva en su alma un poeta místico a lo Fray Luis de León; la de Lepina, alto personaje que ya ha vencido en las lides de Talía; la de Quílez, maestro de la información, y la de Federico Alcázar, que a la vez lo es de la crónica taurina; la del simpático D.Teodoro Gutiérrez, que ya ha estrenado varias obras con éxito, la de los notables periodistas Sres.Fluixá, Manchancoses, Pastor, Díaz de los Arcos, Maestre y García Cortés, competentísimo en la política municipal, y otros cuyos nombres no recuerdo. A los favores de todos ellos me encaramos, con el fervor de la hiedra agradecida.

 


IX

El Busto

 Los hospicianos
van esta tarde
hasta las húmedas
frondas del parque,
entre las cuales se yergue un busto
que por lo afable de su semblante
recuerda a héroes antepasados,
cuyas hazañas fueron tan grandes,
que hoy se les rinde tributo augusto
sobre las lápidas mortales…

____________

Los hospicianos miran atentos
la pétrea imagen
que por sus rasgos, tan expresivos,
revela antiguas cordialidades…
Luego se alejan
diciendo el nombre del personaje…
-Es don Ricardo Gasset –murmuran;
y aún vuelven todos por admirarle…

 

 

EPÍLOGO

Lector: A mí, que se me ha resquebrajado mi triste corazón, sufriendo las presiones fuertes de la vida; a mí, que me tiembla mucho el alma por el frío con que los huracanes trágicos de la sociedad soplan sobre ella, a mí, acude en forma de paloma blanca, el poeta ARMANDO BUSCARINI y cosa rara: no me pide ni el trigo dorado que alimenta las almas; me pide justicia, me pide verdades, quiere la brisa serena de la felicidad huye del cierzo ingrato de los egoistas (sic). Las conciencias podridas, las almas negras y los cerebros yermos han colmado nuestra península. La mentira cunde como una alcahueta, mientras que a la verdad se la encierra en los sótanos crueles de la desesperación y el aniquilamiento:
A la peste de los cuerpos ha sucedido con olor a perfumes de ramera barata, la peste de las almas. El que escucha la voz de su corazón, sufre, calla, y medita.
Y ¡ay! si se le ocurriera actuar, sería primero traicionado, después vencido.
ARMANDO BUSCARINI nació en Ezcaray, (Logroño); tiene, pues, nuestro romántico, alma castellana; por sus ojos negros de chino europeizado se escapan los perfumes selectos de sus bondades, y en el trato ing
enuo de su persona se adivina una ternura infinita de pastorcillo soñador y retrechero…
Pues bien: los zarpazos de los lobos humanos y el poderío de las INSTITUCIONES COBARDES, pusieron veto a este santo, que huele a poeta, y a este poeta que quieran o no, es un santo.
Lo que luchó este chico sólo se analiza bien en sus versos, que unas veces son flores regadas con el agua cristalina de la felicidad, y otras veces espinas secadas por el sol abrasador del hambre y del hastío.
La leyenda absurda que sobre este joven circula, hay que desterrarla.
¿Es que ustedes creen que porque los Hermanos Quintero no le quieran ayudar no se impondrá él mismo?
Como es positivo valor llegará a obtener efluvios del éxito divino y celestial, no ese otro éxito de galería a que estamos acostumbrados.
El brillante poema LOS LAUROS es un retrato más de los que este chico puede producir.
El abandonar, por lo tanto, un cerebro, y desdeñar un alma de poeta, es tan delito como asesinar el tiempo en los cafés o paseando la idiocía por las calles
.
Es este un tiempo que yo llamo de compra y venta de automóviles.
Entre los chulos de cabaret, y los señoritos regular que toman cocaína, debe aparecer nuestro poeta sahumándoles el camino, y algún día, no muy lejano, la voz de la justicia pedirá la sanción que corresponde a tan excelso poeta, a un futuro autor de comedias líricas, que cantará con la música de su prosa las herejías sordas y continuadas que la indiferencia selvática de los hombres cometió con él.

SANTOS SÁNCHEZ

1926.