En esta página podrás leer un poema de 'Mis memorias' y ver la portada original.

 
 


 

LOS BALCONES DEL COLEGIO

A la encantadora señorita Carmen Sangrador, con devoción

Aún en la bruma matinal distingo
la vetusta fachada del colegio
que pone en la memoria el sortilegio
de las tardes solares del domingo
.

Y aún resuena el rumor de las sutiles
y candorosas voces infantiles
en los viejos balcones escolares,
y aún veo el sol dorando los perfiles
de las verdes colinas familiares.

Y me parece contemplar muy cerca,
en la brumosa paz de los inviernos
a la muchacha que desde la alberca
no dejaba estudiar a los internos.

Risa lejana y silenciosa; risa
de niña hecha mujer; rumor divino
de fosfórica luz; risa indecisa
en el fondo de tanto torbellino.

Al remembrarte me entristezco y pienso
ya por el tiempo y la desdicha helado,
que era tu aliento el invisible incienso
con que sahumóse mi primer pecado.