En esta página podrás leer un poema de 'Rosas negras', la portada original y la dedicatoria.

 
 

NOTA: Se considerará fraudulento todo ejemplar que no lleve la firma de su autor, de su puño y letra.

 

PRÓLOGO

Abre al cielo sus válvulas el corazón poeta
a embriagarse de oxígeno de azul y de ilusión,
los que apuran del mundo la terrible receta
escuchen la palabra de divina emoción.

Mientras alumbre el cielo de estrellas constelado,
mientras recite a Bécquer una bella mujer;
mientras haya un espíritu por Dios iluminado
una rima divina nos hará enmudecer.

Femenina Diablesa de ojos negros y mágicos,
Duquesita Manola de los amores trágicos
que decoras los áureos abanicos de ayer.

La Gioconda sonríe a la gracia del poeta;
los que apuran del mundo la terrible receta
escuchen la palabra de este otro Bécquer.

Diego d'Ory.
 

 
yo

 Para el Excmo. Señor D. José Sánchez Guerra.

Como mi cuna fue un trasatlántico
soy naviato como D’Anuncio,
y mientras viva yo no renuncio
ni a ser poeta ni a ser romántico.

Soy arrogante, con la arrogancia
fiera y gallarda de un mosquetero,
amo la trágica Historia de Francia
¡y tengo un alma de aventurero!

Soy orgulloso como italiano;
sólo a los héroes tiendo mi mano
y muestro al vulgo como un Blasón
mi exaltado Romanticismo
que cualquier día pienso yo mismo
cantar en una bella canción.