XIX

Aunque sufra del mundo los desdenes
de mi vida de artista en la carrera;
aunque pasen altivos a mi paso
los hombres de alma ruin que nunca sueñan
aunque salgan aullando a mi camino
los famélicos lobos que me acechan
con la envidia voraz; aunque en mi lucha
hambre y frío sin límites padezca;
aunque el mundo me insulte y me desprecie
y por loco quizás también me crean;
aunque rujan tras de mí ensordecedoras
tempestades de envidia; aunque me vea
harapiento y descalzo por las calles
inspirando piedad o indiferencia;
y en fin aunque implacables me atormenten
las más grandes torturas, aunque vea
que a mi paso se apartan las mujeres
por ver con repugnancia mi pobreza
(pero quizá ignorando de mi alma
el tesoro de ensueños que se alberga),
caminando sereno por la tierra
con el alma latiendo por la gloria
y flotante a los vientos mi melena,
iré diciendo al mundo con voz fuerte
¡con voz en la que vibre mi alma entera:
es verdad que yo sufro; pero oídme;
¿qué me importa sufrir si soy poeta?!